TESTIMONIO

“El momento más difícil al que nos enfrentamos en el momento de una ruptura es aquel en el que nos damos cuenta de que no se va a salvar la relación.

Los acontecimientos cobran vida propia, y es posible que ninguna de las dos partes tenga el control de la situación.

Tras mucho tiempo intentando salvar contra viento y marea aquello que creíste era “para toda la vida”, asumiendo desencuentros, encajando faltas de respeto, constatando que el proyecto de vida en común conjunto ya no existe, te das cuenta de que sólo existe una salida, la ruptura, el fin de la convivencia. Perpetuar la convivencia es ya insostenible.

Y es el instante en el que pasas de sufrir en tu relación a sentir un vértigo inmenso.

¿Qué voy a hacer yo ahora?, te planteas. Tu vida está enfocada y ordenada en función de la familia. Horarios, rutinas, amistades, colegio de los niños, trabajo, y un largo etc…

Asumir esos cambios es muy duro. Son cambios que en realidad nunca has contemplado. No los quieres. No los crees soportar. Pero están delante de ti.

Y hay que cogerlos de frente. Es tu vida la que está en juego. Y la de tus hijos. Por el bien de todos hay que enfrentarse a los miedos y a las inseguridades, y asumir que hay que acabar la relación, e iniciar una nueva vida.

Los cambios son fuente de oportunidades y ese empezar de cero es una razón para cambiar lo que no te gusta de tu vida, para ser feliz contigo mismo. Tomar las riendas de tu vida y no engañarte pensando que las cosas cambiarán. De nada sirve intentar modelar una relación, o a una pareja como quieres que sea, o forzarte a amar a alguien en un engaño que os hará infelices para siempre  a los dos.

Encara el problema, y toma cartas en el asunto. Y pide ayuda. Hay mucha gente que ha pasado por lo mismo”

R.

 

Gracias R. por escribirnos y compartir con todos nosotros tus pensamientos, nos encanta que lo hagáis.

Escribir es una buena terapia:

  • Obliga a verbalizar lo que nos ocurre, tanto en nuestro interior como en nuestro propio exterior.
  • Poner en escrito y en palabras lo que nos ocurre cada día lo cosifica, lo hace real, lo ordena y lo delimita. Esto es así, porque tendemos a percibir su principio y su fin.
  • Cuando plasmamos estos pensamientos abstractos en el papel, quedan enmarcados, nos liberan y pierden fuerza, por lo que nos sentiremos menos prisioneros de nuestros propios pensamientos.
  • Además, nos permite tomar distancia de nuestros propios pensamientos cuando los organizamos, a la vez que nos ayuda a reflexionar y a tratar de encontrar solución a esos problemas que nos preocupan.

Así que os animamos a todos a que plasméis en un papel lo que lleváis dentro, y si lo queréis compartir en DE CERO Zaragoza, nos sentiremos muy honradas de publicarlo.

ENVÍANOS TU HISTORIA

Puedes utilizar el seudónimo que quieras

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Responder

DE CERO

Pº Calanda, nº 9 1ºE
655 98 20 22
669 38 06 88
info@de-cero.com

¡Tu sonrisa es nuestra prioridad!

En DE CERO, ese es nuestro objetivo, que vuelvas a amar la vida, a levantarte por la mañana con optimismo.
Vamos a ayudarte a conseguirlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies