Monográfico Infidelidad: «ME HAN SIDO INFIEL»

 

Son muchos los sentimientos afloran cuando salta “la bomba” y descubrimos una infidelidad.

Nuestro primer sentimiento es el de INCREDULIDAD.

¿Cómo me puede pasar esto a mí?

Nos cuesta aceptar que nos hayan mentido, que hayamos pasado tiempo con nuestra pareja mientras que ésta estaba pensado y tocado a otra persona.

“Mi pareja nunca me engañará”. ¿Cuántas personas se han tenido que tragar estas palabras? y ¿cuántas se mantienen convencidas mientras la realidad se ríe de ellas?

Existe un fenómeno psicológico que lo explica: “el optimismo no realista”. Se produce cuando estimamos que la probabilidad de ser víctimas de un suceso desagradable es menor que la de otras personas. Tenemos tendencia a sentirnos invulnerables. Y en el tema de la pareja, también. Por eso, cuando uno se entera del engaño, el golpe es tan duramente inesperado. Se da cuenta de que ese amor no era tan especial, que es como el del común de los mortales.

Tras creernos la trágica verdad, viene la IRA y el sentimiento de HUMILLACIÓN.

Irá contra quién nos ha engañado, contra la persona con la que lo ha hecho y también contra nosotros mismos.

¿Cómo no me he dado cuenta antes?  Es una pregunta que nos hacemos recurrentemente.

HOMBRE TRISTE

Luego empieza la etapa del DOLOR y nos torturarnos con otras preguntas: ¿Desde cuando?, ¿cómo fue?,  ¿por qué me ha hecho esto?, ¿qué podría haber hecho yo para que esto no pasara?, ¿por qué lo hizo, por sexo, por aburrimiento, porque ya no me quiere..?

Es normal plantearse estas cuestiones, pero hay que saber que a veces ni el propio infiel sabe por qué lo ha hecho. Queremos encontrar la lógica en el mundo emocional y ahí no la hay.

En todo este proceso, al descubrir una infidelidad, queda muy mermada nuestra AUTOESTIMA.

Se abre una herida narcisista que nos conduce a interrogarnos sobre nuestro poder de seducción. Cuanto más dudamos de ser dignos de ser amados, más sufrimos, y cuanto más sufrimos, más infelices y frágiles nos volvemos.

La infidelidad no duele sólo por el engaño, sino que también levanta una tapa que deja salir todos los complejos a flote. El peso, las habilidades sexuales, la capacidad de amar, la inteligencia…

Se ha roto entre los dos el pilar básico de una relación, la CONFIANZA.

Y mientras la DESCONFIANZA sea la protagonista de nuestra relación, nada de lo que  nos diga nos parece creíble, pues si nos ha podido engañar una vez, ¿por qué tenemos que creer en sus palabras ahora?

Se mira a la pareja y no se le reconoce. No sabemos a quién tenemos delante. Ni siquiera se está seguro de la historia que se ha vivido, se mira hacia atrás y todo se revalúa. “Me invitó a esa cena porque sentía culpa”, “me engañaba cuando decía que yo era el amor de su vida”… Todo se interpreta de otra forma distinta.

Este es un duro proceso, ¿se puede perdonar?, ¿se puede recuperar esa confianza rota y volver a ser feliz al lado de una persona que ya nos ha traicionado una vez?

Os animo a que leáis todos los artículos que vayamos realizando de nuestro monográfico de la infidelidad, dónde hablaremos y resolveremos, estas y otras cuestiones.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Responder

DE CERO

Pº Calanda, nº 9 1ºE
655 98 20 22
657 28 98 83
info@de-cero.com

¡Tu sonrisa es nuestra prioridad!

En DE CERO, ese es nuestro objetivo, que vuelvas a amar la vida, a levantarte por la mañana con optimismo.
Vamos a ayudarte a conseguirlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies