Monográfico infidelidad: «TESTIMONIO: FUÍ LA AMANTE»

 

Voy a abrir mi corazón, es raro pensar que esto puede leerlo tanta gente, siendo una historia que nadie conoce porque jamás he sido capaz de contarla ni a mis personas más cercanas.

De Cero me ha animado a hacerlo, dicen que es un peso demasiado grande que está hundiéndome, y la verdad es que si les he pedido ayuda es porque quiero volver a sentirme libre y en paz.

Mi calvario empezó hace 4 años, cuando conocí a llamémosle “Mario”.

Pasamos la noche juntos, hablando, riendo, bailando…fue algo mágico, maravilloso.

Era tan bonito y estaba tan enamorada que no me dí cuenta de las señales que tan evidentemente tenía delante de mis narices…”me dijo que no le llamara nunca que siempre estaba liado en reuniones de trabajo y con clientes y que era mejor que me llamara él a mi. Otra señal fue cuando me dijo que sus padres habían venido del pueblo por problemas de salud y estaban viviendo en su casa, con lo cual no quería llevarme porque no estaríamos cómodos…”

Dos meses duró mi inocencia, donde pensaba que él era sólo mío.

Tras dos fines de semana sin poder vernos con mil unas excusas y mis consiguientes enfados, me confesó que estaba CASADO.

Mi cara debió de ser un poema, pero de esos que se escribían en la tan oscura literatura gótica.

Por supuesto, me dijo que no quería a su mujer.

Su forma de excusar la situación fue convenciéndome de que él no buscaba nada, pero de repente aparecí yo y le hice recordar lo que es sentirse vivo y enamorado. Por eso no quería romper la magia que había nacido entre los dos. Dijo que estaba muy confundido porque lo último que quería era perderme, pero que me duplicaba un poco de paciencia y tiempo para solucionar todo.

Lloré y lloré, ¿cómo me podía haber pasado esto a mi?, ¿cómo no me dí cuenta?

Es curioso, son las mismas preguntas que se hacen las mujeres que descubren que sus maridos les son infieles, y yo era la AMANTE y no la mujer…

Pienso que la línea que tanto marcamos los humanos para todas las cosas, dónde se distinguen los buenos y los malos, es muy difusa.

Escuché mil y una vez una canción que jamás había pensado escuchar, ya que os aseguro que ni siquiera es mi estilo de música.

Después de mucho meditar qué hacer, y descubrir que además de mujer tenía un hijo de 8 años, acepte lo que Rocio Jurado cantaba: ahora es tarde para echar atrás, ya mi mundo era sólo él.

Hice mal, lo sé pero,  ¿Hay algo más entupido que el comportamiento de una persona enamorada?

Mil y una vez me dijo que a quién quería era a mí, que la iba a dejar, que era por el niño, que esperáramos que terminara el curso para que no le afectara en el cole.

Luego tenía que esperar a que terminase el verano para no fastidiárselo a la familia entera, ya que se juntaban todos en una casa familiar en la playa.

¿Y que era de mis veranos? ¿Y de mis navidades? ¿Y de cualquier fiesta o fecha importante? Pues que estaba sola. Me volví gris, no disfrutaba de nada, en todo me faltaba él.

Me volví paranoica, me separe de mi familia y amigos que no entendían nada de mi comportamiento, y cada vez iba dependiendo más de sus “migajas de amor”

Cuatro años aguante este infierno, cuatro años de mentiras, cuatro años de miedo, cuatro años de dolor.

Sientes celos que no puedes manifestar, sientes amor que no puedes mostrar en público, sufres y no lo puedes contar porque nadie te entendería…vivir sin vivir, es lo que me he dado cuenta que hacía.

Y a los ojos de todo el mundo, incluso para los míos propios antes de vivirlo, yo soy la mala, la destrozafamilias, la puta, la zorra, la que sólo vive la parte buena de él, la que seguramente lo engatusó para conquistarlo, la que no tiene moral…

Sufrir como yo sufrí y ser condenada así es algo verdaderamente paradójico.

Y no es que defienda a las amantes, habrá de todo, muchas realmente no tendrán moral, pero es que muchas “mujeres oficiales” tampoco la tienen, otra vez vemos la línea de los buenos y los malos inexistente. Y es que hay personas buenas y malas, ya sean mujeres, maridos, hijos, abuelos e incluso amantes.

Ahora me siento con las chicas DE CERO a superar mi ruptura, en un sillón que probablemente ocupan muchas mujeres oficiales que han sufrido a causa de que su marido ha tenido una amante.

¿¿Pero esto, según me dicen, esta concebido para personas que sufren por amor, no?? Pues entonces yo también estoy en el sitio correcto.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
3 comentarios
  1. Hola quisiera saber cómo lograste desvincularte de esa relación?

  2. Viví las dos caras de la moneda.
    Me iba casar con un hombre hasta que descubrí que tenía una amante.
    Esa ruptura me rompió
    Y años después, yo fui la amante de otro hombre con el que sentí que vivía de nuevo.
    Creo que se sufre más siendo la amante. Quiero saber cómo saliste de esa situación.

  3. es horrible experimentar las 2 caras fui esposa, engañada, no me daban dinero, insultos etc y traten de sobrevivir con 2 dolares diarios con 2 bebes y dos adultos. y despues de mi separacion, trabaje en un buen lugar con un buen salario y en que momento pase a ser la amante de otra persona no lo hagan sufren mucho, ya sea como esposa engañada o como amante esperas las sobras de todo, ama de una forma que te valoren.

Responder

DE CERO

Pº Calanda, nº 9 1ºE
655 98 20 22
669 38 06 88
info@de-cero.com

¡Tu sonrisa es nuestra prioridad!

En DE CERO, ese es nuestro objetivo, que vuelvas a amar la vida, a levantarte por la mañana con optimismo.
Vamos a ayudarte a conseguirlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies